Contrabajo eléctrico

El contrabajo eléctrico es básicamente como el contrabajo acústico pero en versión electrónica y amplificada. El contrabajo eléctrico pesa mucho menos que el contrabajo tradicional, es menos voluminoso, lo que facilita su carga y transporte. El contrabajo eléctrico ofrece una amplia gama de sonidos y además permite al instrumentista realizar técnicas que con el contrabajo clásico no serían posibles.

El contrabajo eléctrico se toca con la misma técnica con la que se tocaría el contrabajo normal, la ventaja es que el músico ya no tiene que sostener el instrumento ya que lleva incorporado un soporte de fijación al suelo.

El contrabajo eléctrico puede tocarse de pie o sentado, a gusto del intérprete.

Las cuerdas se pulsan de la misma manera que se haría en el contrabajo clásico, pero la mayoría de los contrabajos eléctricos eliminan la necesidad de usar la «»posición del pulgar».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *